Si venís unos días de vacaciones en nuestros alojamientos, podéis aprovechar de la piscina delante de los Pirineos en verano, toñar un baó por la noche en el hot tub bajo las estrellas, o un sauna finlandés con aromas de eucalipto. Excursiones a caballo o a pie, pasear en los mercados, jugar a pingpon, badmington o simplemente relacarse y pasearse por los alrededores.